Los edificios tecnológicamente más ecológicos

En Inglaterra existe un edificio creado con aislante que puede ser inflado o desinflado para ajustarse a la temperatura del exterior. En Alemania hay una casa diseñada para ser fácilmente desarmada y reciclada. El edificio del New York Times está envuelto en sombras que automáticamente se ajustan al movimiento del sol, mientras en Milwaukee, un museo cambia de forma para darse sombra a sí mismo.


El objetivo de un edificio es hacer que sus inquilinos estén cómodos: los humanos quieren estar calientes (aunque no mucho) y secos. El problema viene al proveer este calor o refrigeración, y reemplazar la luz perdida cuando el sol está oculto. Sin embargo, cada vez las soluciones son más creativas.


"El calor y la iluminación son las dos cosas por las que la gente se preocupa más, y ambas son cosas que requieren energía," afirma Brendon Levitt, un arquitecto de la firma Loisos + Ubbelohde, situada de la bahía de San Francisco, la cual se especializa en lo que ellos llaman edificios de alto rendimiento. También es profesor de Tecnología de la Construcción en el College of the Arts de California.


Para mantener a la gente cómoda y feliz de manera que los límites de la cantidad de energía necesaria sean menores, los arquitectos e ingenieros están trayendo nuevos materiales, tecnología y enfoques en diseño de edificios, construcción y administración.


Levitt esta enfocándose en edificios que han sido construidos durante los últimos años, de los cuales unos automáticamente se dan sombra a sí mismos mediante dispositivos en las ventanas o al cambiar de forma, otros filtran el agua residual por medio de plantas para que pueda ser reutilizada, y otros transmiten documentos e información sobre su estado y comportamiento.


Los edificios están siendo energizados con paneles solares y celdas de combustible. Compañías como AeroVironment están desarrollando turbinas eólicas de pequeña escala para edificios, y compañías como United Technologies están encontrando formas aun más astutas de capturar y reutilizar el calor que de otra forma se desperdiciaría en un sistema de calefacción y refrigeración del edificio.


Sistemas sensoriales diseñados por compañías como Johnson Controls y Honeywell están siendo adicionados a edificios para rastrear su ocupación, niveles de dióxido de carbono emitido y niveles de iluminación para ajustar el ambiente de acuerdo a estos. Los datos sobre energía y mantenimiento del agua están siendo recolectados y transmitidos por sistemas como los creados por Lucid Design Group en formas que permiten a los propietarios rastrear y comparar la información.


De acuerdo a Scot Horst del Consejo de Edificios Verdes de Estados Unidos, un grupo sin ánimo de lucro que realiza los estándares de diseños ambientales y energéticos conocidos como LEED, el movimiento para hacer edificios más eficientes fue, en principio, una iniciativa de los propios arquitectos. Ahora, sin embargo, dice que esta está siendo conducida no por ellos sino por sus clientes.


"Hemos estado construyendo edificios malos por tanto tiempo que la gente se dio cuenta que no quería comprarlos o rentarlos ya que costaban mucho su mantenimiento," dijo.


Hay también lo que él llama una competencia sana entre compañías para convertirse y parecer más verdes. PNC Financial Services construyó uno de los primeros edificios con certificación LEED en el año 2000, y ahora afirman tener más edificios con esta certificación que cualquier otra firma. Bank of America completó la construcción de un rascacielos en Manhattan el año pasado, siendo el primero en obtener la más alta certificación LEED, una de tipo Platino. Wells Fargo anunció a su vez un plan para certificar sus sucursales.


Sin embargo, un gran asunto está pendiente. Un edificio puede ser diseñado perfectamente, pero puede aun desperdiciar mucha energía si sus ocupantes dejan encendido el aire acondicionado con las ventanas abiertas o si no apagan las luces. Horst estima que la responsabilidad para el desempeño de un edificio se divide en tres: un tercio es determinado por el diseño, otro tercio por la forma en que es administrado y el último tercio por la forma en que se comportan quienes lo utilizan.


Levitt, el arquitecto de Loisos + Ubbelohde, dice que hay mucha tecnología disponible ahora para que los diseñadores hagan un buen trabajo, pero aun hay algunas cosas que le gustaría ver en el futuro. Él tiene esperanzas en materiales que pueden ser utilizados para aislamiento o aun más, en ventanas que pueden cambiar para permitir que cierta cantidad de luz entre a las habitaciones, produciendo temperaturas agradables.


Le gustaría ver, además, termostatos que pudiesen evaluar mejor la comodidad humana, y tal vez expandir el pequeño rango de temperatura y humedad en que los edificios son diseñados para operar sin problemas. Afirma que le gustaría encontrar formas eficientes de personalizar espacios dentro de los edificios para que, por ejemplo, si una persona está usando camisetas no sienta el frio producido por un acondicionador de aire mientras su vecino, usando un traje, se encuentra sudando por el calor.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario