Propuesta radical de MIT en vehículos eléctricos ultra compactos

Durante varios días de las semana pasada tuvo lugar la emergente conferencia EmTech@MIT en Cambridge, Massachusetts, donde hubo increíbles demostraciones y discusiones teóricas de innovaciones que pueden impactar la forma en que trabajamos y vivimos. Pero sin duda, la "vaca sagrada" de estas presentaciones fue realizada por Ryan Chin, un estudiante de doctorado del grupo Smart Cities del laboratorio de medios en el MIT (Massachusetts Institute of Technology). Chin y varios colegas están trabajando en un proyecto que podría transformar radicalmente la cara del transporte urbano. El proyecto fue, de hecho, comenzado por el profesor de arquitectura, medios artísticos y ciencias en MIT, William Mitchell.

En pocas palabras, este equipo en MIT está trabajando en un vehículo eléctrico plegable que se puede rentar o contratar solo para movilizarse de un punto A hasta un punto B dentro la ciudad, y si, es plegable, tal como un coche para bebes. Estos son los principales problemas que Chin y su equipo están tratando de solucionar:

Las actuales opciones de transporte público, aunque cada vez mejoren y la gente aproveche sus ventajas, tienen una gran falla: Es lo que Chin describe como el problema de "primera milla, última milla", haciendo referencia a las paradas que hace un bus o metro durante todo un trayecto.

Los actuales automóviles y motocicletas, aun los que están fabricados exclusivamente para usos urbanos, no han sido diseñados realmente para la ciudad. Pueden ir a velocidades de hasta 150 kilómetros por hora, cuando el promedio en las ciudades es de 25 a 35 kilómetros por hora. Están enfocados para acomodarse a 480 kilómetros en un solo viaje, cuando la realidad es de un promedio de 35 kilómetros lo que la gente recorre en un sentido dentro de una ciudad, de acuerdo a Chin.

Existe además el problema de la densidad. Simplemente no hay tanto espacio para parquear tanto vehículo. Hay una figura dando la vuelta sugiriendo algo así como que un 40 por ciento de la gasolina utilizada dentro de las ciudades es gastada buscando donde aparcar. No se sabe que tan cierto sea esto, pero aun así es un porcentaje muy elevado.

Los vehículos en los que está trabajando el equipo en MIT podrían situarse entre lo que se Chin describe como un sistema de "Movilidad por demanda", donde uno renta una bicicleta, una scooter o un automóvil para la movilización en un sentido hasta llegar a su destino final, solucionando el primer problema. El concepto es similar al de "uso compartido del auto", tomando la ciudad de Paris como ejemplo, la cual se encuentra utilizando un sistema parecido pero con bicicletas. Hay actualmente una compañía de asesorías en Washington D.C., llamada MetroBike que trabaja en modelos de negocio como este.

Así es como funcionaria: Asuma que tiene una entrevista de trabajo o cita en una ciudad aledaña. Hay buenos horarios y rutas de metro hacia el centro de la ciudad, pero de ahí en adelante, se enfrentará a un recorrido de unos 3 kilómetros, por donde la línea del metro no atraviesa. ¿Qué haría usted? Si usted fuera hacia una ciudad con el sistema CityCars o uno de los otros vehículos en los que están trabajando en MIT, se puede ahorrar mucho tiempo de viaje. Simplemente se pasaría una tarjeta de crédito o débito por un lector y se conduciría hasta el destino deseado.

Lo primero que se debe establecer es que este no es un proyecto nuevo. Es posible encontrar referencias que datan de hace más de 6 años, así que es más maduro de lo que se pueda pensar. Por ejemplo, el RoboScooter está progresando gracias a un acuerdo con Samsung. Su objetivo es actuar con el equivalente de 50cc de gasolina por moto.

La tecnología GreenWheel, que puede convertir una bicicleta normal en una eléctrica, se encuentra también en constante evolución. Chin afirma que la tecnología de 300 vatios, que utiliza baterías A123, puede mantener su carga hasta unos 35 kilómetros, una distancia más que justa en la ciudad.

¿Qué hay de los automóviles?

Chin afirma que un prototipo a gran escala del CityCar estará disponible (anticipadamente) para el verano de 2011. Ese prototipo está siendo fabricado por la compañía española Hiriko, que comercializa estas tecnologías. Las ciudades elegidas para probar el prototipo son Singapur, Boston, Taipéi y Florencia, en Italia.

Aquí hay unos puntos de diseño:

- El carro pesará menos de 100 libras y, como se estipuló anteriormente, puede plegarse verticalmente. Chin afirma que se pueden aparcar 3 CityCars en un solo estacionamiento habitual.

- El vehículo está fabricado para transportar 2 pasajeros, y la entrada a este es por el frente.

- No existe un motor centralizado en el vehículo. El mecanismo de manejo se encuentra en las mismas ruedas.

- El diseño utiliza baterías de litio que están localizadas en el piso del auto.

- Las baterías se pueden cargar en menos de 15 minutos.

- El automóvil tiene un costo de producción de alrededor de 18.000 dólares, pero Chin admite que el precio es un poco "académicamente deshonesto" porque no se está contando la fabricación de la infraestructura de carga.

¿Qué hay de la seguridad?

¿Que pasaría si estrellan el automóvil por detrás, por ejemplo? De acuerdo a Chin, esta consideración no es de mucha importancia porque el automóvil está diseñado para andar en situaciones donde impere la baja velocidad. Pero, si llega a presentarse una situación así, el vehículo se plegará, lo que hará que se absorba el impacto. El equipo está trabajando en características de seguridad laterales ya que no hay forma de absorber el impacto de esa manera. Chin afirma que el vehículo seria fabricado también con todas las características activas de seguridad que el cliente podría esperar.

¿Cómo se maneja la flota de vehículos? en otras palabras, ¿cómo evitar que se aparquen varios vehículos en un lugar mientras que en otro no hay ninguno? Chin dice que la clave está en crear una infraestructura exitosa y políticas interesantes. Así que, por ejemplo, se podría cobrar menos por el trayecto si el usuario decide dejar el vehículo en una localidad que ayude que la demanda esté equilibrada.

¿Cómo asegurarse que la gente no dañe los vehículos? Chin dice que la democratización del acceso ayuda que la gente tenga responsabilidad. También, al hacer de los vehículos una especie de bien comunitario, la gente es más sensible a cuidarlos.

Se podrían imaginar situaciones en las que las empresas utilizan CityCars como un incentivo a sus empleados o, alternativamente, como un medio de disminuir sus costos. Un ejemplo citado por Chin fue el de una asociación en un condominio que quiere evitar la construcción de un gran lote de estacionamientos para ubicar vehículos de tamaño convencional. Al construir una infraestructura de carga y regalar vehículos, se podrían reducir costos.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario