Tecnología asiática se adelanta para proveer soluciones verdes

A la mayoría de escépticos sobre el cambio climático no les gusta admitirlo, pero Asia está teniendo cada vez más en cuenta tecnologías ambientalmente amigables.

China está invirtiendo decenas de billones de dólares cada año en proyectos de energías renovables - casi dos veces más que el segundo mayor inversor, Estados Unidos - mientras que la capacidad en energía limpia de Corea del Sur se triplicó desde 2009.

Asia no es, por ende, el rezagado ambiental que muchos en occidente creen que es.

De hecho, el crecimiento en lo que la industria llama tecnología limpia o tecnología ambiental, parece estar listo para despegar.

La población de Asia se espera que crezca al doble de la tasa europea y estadounidense dentro de los próximos cinco años, tiempo durante el cual la economía en la región debe crecer cuatro veces más rápido que la europea, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esto ayuda a explicar porque la demanda de energía en el sudeste de Asia se incrementará en 76% dentro de los próximos 20 años, según el FMI.

Una proporción creciente de esta energía vendrá de tecnologías verdes – los gobiernos y la misma gente los piden.

“Asia está realmente interesada en el medio ambiente – solo debemos observar el plan económico de China en los últimos cinco años (el cual se compromete sobremanera con objetivos en energía renovable) así como la increíble demanda de la gente debido a la polución,” afirma Vivek Tandon, cofundador de Aloe Private Equity, un grupo de inversiones especializado en el mercado asiático de tecnologías limpias.

De hecho existen tres grandes conductores detrás del impulso verde Asiático, de acuerdo a Johanna Klein, jefe de inversiones del Banco de Desarrollo de Asia: Seguridad energética, degradación medioambiental y, quizá la más importante de todas,  la necesidad que nuevas empresas creen nuevos empleos.

Brecha Gigante

Pero la presentación e innovación de nuevas tecnologías en desarrollo de energía renovable, como mejor manejo de los desechos, tratamiento de agua y similares, requieren inversiones privadas; los fondos públicos no son suficientes.

Según Klein, el mercado global de tecnologías ecológicas está avaluado actualmente en unos 500 billones de dólares, con Asia aportando cerca de una quinta parte del total. Hay sin embargo solamente 17 fondos especializados avaluados en 1 billón invirtiendo en tecnologías ambientales en la región.

Nuevas tecnologías (por lo menos nuevas en la región, necesitan financiación, y hay una sed terrible por dinero emergente de nuevas compañías de tecnología ecológica.

Esta es una brecha que puede empezar a cerrarse.

Entre 2002 y 2005, hubo muy poco dinero fluyendo hacia tecnologías limpias en Asia, explica Klein. Entre 2006 y 2008, el interés en financiar proyectos de energía limpia despegó, solo para detenerse abruptamente, resultado de la crisis financiera.

Ahora más inversores están mirando una vez más para sacar provecho de las oportunidades presentadas, con algunos dispuestos a mirar proyectos que hasta ahora empiezan.

Ropas Limpias

Tandor es uno de estos inversores. El espera resultados que varíen entre el 22 y el 26% de lo invertido en tecnologías limpias en Asia, comparado con el retorno del 9% en sus equivalentes europeos.

Su fondo privado de inversiones ha apoyado numerosos proyectos en Asia, con Polygenta como su mejor exponente.

Esta compañía utiliza tecnología patentada para reciclar botellas de plástico para hacer fibra de poliéster. Usando lo que ellos llaman el proceso de renovación, todo tipo de botellas son utilizadas con el fin de producir poliéster estándar. En otras palabras, fabrican ropa a partir de botellas recicladas.

El proceso tiene costos optimizados y el poliéster resultante es de excelente calidad, asegura la firma. Como resultado, tiene un margen de ganancias más alto.

La actual planta de operaciones de la compañía en Nashik, India, constituye el 6% de la producción sostenible de poliéster global, una figura que la firma espera que crezca rápidamente en los años que vienen con ayuda de más inversión.

Otras inversiones en el portafolio de Aloe incluyen a Greenko Group, el cual posee y opera plantas de energía de biomasa en India, y Longmen Group, que extrae carbón de la misma forma que extrae gas metano en China.

Muchas de estas tecnologías utilizadas en proyectos de energía limpia en India son importadas en particular desde economías más desarrolladas y son adaptadas al mercado local.

En este proceso de adaptación, afirma Tandon, es donde está la clave del éxito.

Trabajar con socios locales y reconocer el rol importante que estos tienen – así como lo relacionado con lo financiero – es esencial. Muchas compañías occidentales simplemente exportan tecnologías y esperan llevarse a casa las ganancias, dice.

Chandra Shekhar Kundur, socio general en Ventureast y gerente de un fondo especialista en tecnologías limpias en India, está de acuerdo con esta afirmación.

“El mercado indio no está listo para la innovación. El objetivo es adoptar y adaptar tecnologías extranjeras y utilizarlas en el ambiente local,” dice.

Energía eléctrica

China y otros mercados asiáticos son un poco diferentes.

En China, invertir en nuevas tecnologías es central para el éxito de proyectos de tecnología ecológica, aunque esto a menudo consta de la colaboración de socios occidentales.

Como explica Eric Wang, socio de Grand River Capital, un grupo de inversión de riesgo que maneja fondos ecológicos en China, Asia tiene una larga historia de innovación tecnológica.

Por ejemplo, la tecnología tactil que se encuentra en los iPads y iPhones se originó en Taiwan, así como la tecnología LED utilizada en laptops y televisores, explica.

“las compañías chinas, surcoreanas y taiwanesas producen en masa muchas de estas tecnologías y las hacen posibles” dice.

Y ahora este conocimiento tecnológico práctico está siendo utilizado en el área de tecnología limpia, particularmente en China.

En ningún lado es esto más obvio que en el desarrollo de baterías más poderosas para vehículos eléctricos. Como parte del plan de cinco años del gobierno, por ejemplo, Wang dice que habrá 3.000 buses eléctricos en las calles de Qingdao dentro de dos o tres años.

Esta es la razón por la cual Advance Lithium Electrochemistry es una de las inversiones preferidas de Grand River, empresa que fabrica olivino en polvo, un material clave para nuevos tipos de baterías de litio utilizadas en vehículos eléctricos.

El fondo también tiene numerosas inversiones en compañías de energía solar, tales como Gintech Energy Corporation, que diseña y fabrica celdas solares multi-cristalinas, a partir de placas de silicio especialmente procesadas, y Solarpoint Corporation, la cual tiene más de 20 aplicaciones patentadas para tecnología de celdas solares.

Las compañías de tecnología limpia en Asia están dirigiéndose claramente hacia el frente, bien sea adoptando tecnologías existentes en mercados locales o innovando en procesos diseñados para proteger el medio ambiente.

De hecho, Tandon afirma que el sector de tecnología limpia es el reflejo de una tendencia global más amplia.

“China y Asia dominaron el comercio mundial por 1.500 años así que tal vez estamos regresando al equilibrio, donde el dominio occidental será visto solo como un resplandor fugaz.”

El potencial está claro, aunque al menos por ahora, solo un poco más de inversión será necesaria para desencadenarlo.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)