Informe de Foreign Affairs muestra pesimismo para tecnología verde

Las empresas de tecnologías ecológicas y de energías renovables están a punto de estrellarse, según un artículo recientemente publicado en Foreign Affairs. A pesar del título, los autores ofrecen soluciones relativamente familiares para acelerar la innovación energética, tales como aumentar los fondos gubernamentales en investigación y desarrollo.

La edición de julio/agosto de Foreign Affairs resalta la "Crisis de la energía limpia - la cruda realidad de la fiebre de energías renovables", ofreciendo un panorama sombrío para la energía solar, eólica y otras tecnologías verdes, una crisis que será aún más difícil para los Estados Unidos en cuanto a seguridad energética, déficit comercial y calentamiento global.

Con los gastos del gobierno bajo intenso escrutinio en todo el mundo, los subsidios en energías renovables se han convertido en "políticamente insostenibles" en los Estados Unidos y Europa, según David Victor, profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de California en San Diego, y Kassia Yanosek, fundadora y directora de la empresa de inversión Tana Capital Energy. La reducción de subsidios en energía solar y eólica están actualmente causando tasas de crecimiento lento, argumentan.

"La principal causa de los problemas de hoy en día es un ciclo de auge y caída de las políticas que han alentado a los inversores a acudir a proyectos de energía limpia que son rápidas y fáciles de construir en lugar de invertir en tecnologías más innovadoras que puedan tener una mejor oportunidad de competir con las fuentes convencionales de energía a largo plazo. De hecho, casi siete octavos de toda la inversión a nivel mundial de energía limpia en la actualidad se destina a la implementación de tecnologías existentes, la mayoría de las cuales no son competitivas sin la ayuda de subsidios del gobierno. Sólo una pequeña parte de la inversión se centra en la innovación", escriben.

Entonces, ¿cómo acelerar el ritmo de la innovación? Víctor y Yanosek argumentan que las políticas deben ser estructuradas de manera que las nuevas tecnologías tengan una oportunidad de prosperar en un mercado de "atracción" en lugar de "empujar" políticas que favorezcan a un puñado de métodos de generación de energía renovable como la solar, la eólica y los biocombustibles. Específicamente, una ley general para que los servicios públicos generen un porcentaje de su electricidad por medio de alguna energía renovable, en lugar de otorgar ayudas para auxiliar las ya conocidas fuentes de energía, sería más eficaz al final, dijeron.

Los autores se han unido a las filas de aquellas personas que están de acuerdo en que los Estados Unidos impulsen la inversión en investigación y desarrollo, argumentando que la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada en Energía (ARPA-E) ofrece un buen modelo porque se propagan tecnologías y propuestas diferentes a las compañías fabricantes de tecnologías.

Pero uno de los principales problemas en lograr innovaciones en el mercado es que los bancos no están dispuestos a invertir en tecnologías relativamente nuevas y no probadas, como un nuevo método de producción de biocombustibles. Foreign Affairs dice que Estados Unidos debería crear una administración de energía limpia con un despliegue inicial de 10 billones de dólares de capitalización. Propuestas para el llamado "banco de energía limpia" no han avanzado en los Estados Unidos, pero separarlas de la burocracia del Departamento de Energía le “permitiría al gobierno proporcionar un apoyo más ágil para las pruebas y el despliegue de tecnologías como la energía geotérmica y la siguiente generación, más avanzada, de energía nuclear, en las cuales el sector privado o no puede, o no quiere invertir", escribieron los autores.

Otra recomendación para mejorar nuevas tecnologías, tales como los vehículos eléctricos o el almacenamiento en red, es que Estados Unidos aumente la cooperación con China y otros mercados emergentes, donde existe una importante demanda de energía y que además, está creciendo rápidamente.

El artículo de Foreign Affairs hace énfasis en un largo debate entre los partidarios de la energía limpia: ¿Es mejor impulsar tecnologías existentes o centrarse más en la invención e implementación de tecnologías completamente nuevas? Ellos argumentan de manera convincente que el potencial de nuevas tecnologías está siendo frenado por las políticas estructurales en torno a unas pocas tecnologías establecidas. Hasta que las energías renovables sean más baratas que los combustibles fósiles, se enfrentarán a un camino cuesta arriba para conseguir una adopción a gran escala, punto en que Swezey se centra.

Pero en última instancia, la mayor contribución del ensayo para el debate energético actual es llamar la atención sobre un posible agujero en una historia de ciclos de auge y crisis en torno a las energías renovables y a otras tecnologías verdes. La innovación energética normalmente lleva años de desarrollo y aún más años para ingresar al mercado. Eso significa que si las políticas no son bien estructuradas a largo plazo, estas tecnologías verdes seguirán siendo un nicho en los próximos años.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario