Colorantes sin agua: una nueva tecnología verde



Para aquellos fabricantes de ropa o textiles que buscan conservar agua durante el proceso de fabricación, Bill Grier afirma haber hallado la solución.


Grier, el fundador y director de tecnologías de Critical Mass Manufacturing, ha desarrollado un nuevo proceso para colorar textiles sin requerir alguna clase de líquidos o agua, el cual podría, eventualmente, revolucionar la fabricación de este tipo de productos.

“No tenemos ninguna instalación para desechos de agua o para su uso general a excepción de los baños”, bromea.

Grier es un científico autodidacta y ex-marine que ha trabajado en un buen número de negocios de textiles y de impresión digital. Aunque ha trabajado en el desarrollo de esta tecnología seca por más de 16 años, su compañía, Critical Mass, fue oficialmente fundada en febrero de 2011, después de lograr exitosamente los resultados que él esperaba.

El negocio tiene sede en Rancho Cucamonga, California, y tiene 14 empleados, incluyendo científicos, artistas gráficos, personal de producción y practicantes de la Universidad Politécnica del Estado de California.

La tecnología de Grier fue fundada sobre un principio básico: la fibra por si sola contiene suficiente energía para conducir la coloración por medio de la energía que esta almacenada en la fibra, sin llegar a necesitar químicos externos para crear el color, explicó Grier.

“Lo que encontramos es que existe energía almacenada en la fibra cuando esta es creada por el hombre, que puede ser manipulada a ciertas frecuencias”, afirmó Grier.

Actualmente, su investigación ha estado limitada a polímeros creados por el hombre, como el nylon y el poliéster.

Más allá de los beneficios medioambientales de la conservación del agua, esta nueva tecnología también ayuda a conservar recursos al permitirle a los clientes pedir prendas personalizadas (producción por demanda), lo que evita la sobreproducción, agrega Grier.

Muchos textiles requieren para su coloración la producción en masa a través de múltiples fábricas, que a menudo resulta en un exceso de producción debido a una sobrestimación de la demanda, explicó Grier. Esta tecnología le permite colorar, estampar y hacer que tanto el color como el estampado perduren en solo la cantidad de textil necesitada, todo en una sola máquina y de una forma más rápida, en lugar de diseñar en un lugar, colorar en otro y estampar en otro, afirmó Grier.

“Estamos tratando de unir la velocidad de producción con la velocidad de despacho. De esa forma, no hay un exceso de producción. Nosotros podemos producir al mismo ritmo y al mismo precio tanto para clientes desde internet como para clientes habituales”, afirmó.

fairbiztextiles.com
Grier indicó que esta tecnología puede ayudar a traer la industria de textiles de vuelta a Estados Unidos en lugar de depender de sistemas de producción, coloración y estampado a gran escala en otros países.

“Cuatro de cada cinco blusas que se producen en el exterior no es vendida al precio que debe ser vendida: al por menor. Eso significa que hemos producido cuatro blusas más de las que necesitamos en el mercado, y el agua utilizada es cerca de 100 a 150 galones por blusa, así que si no producimos cuatro de ellas gracias a que la tecnología empleada es más cercana al consumidor, hemos ahorrado agua y no tendremos tanta polución”, explicó. “El agua se está convirtiendo en un bien preciado, especialmente en California, y sin tecnología que ayude a su conservación perderemos la habilidad de controlar nuestro propio destino”.

Por su parte, Víctor Almeida, un ingeniero textil de Buhler Quality Yarns, afirmó no conocer el proceso de coloración de Grier. Sin embargo, existen otras formas de coloración de textiles que no requieren del uso de agua o por lo menos no directamente, como la impresión digital sobre textiles, donde la tela es impresa como si fuera papel, utilizando impresoras normales con algunas modificaciones.

Puede haber beneficios ecológicos en las tecnologías de impresión sin agua como su conservación, pero algunas veces, diferentes gases y químicos tienen que ser utilizados y estos pueden ser más perjudiciales que usar agua, explicó Almeida.

“Tienes que mirar el otro lado de la moneda y si se están utilizando otros elementos contaminantes”, afirmó. “Es muy difícil establecer su efectividad sin conocer el sistema”.

Por ahora, Critical Mass crea productos textiles militares, tales como camuflados para misiones específicas, y diferentes piezas para el mercado de artes marciales.

Grier dice que la compañía se encuentra en un punto clave en términos de crecimiento y que no sabe que pueda traer el futuro.

“Mi sueño es traer la industria de textiles de vuelta a los Estados Unidos haciendo manufactura por demanda”, afirmó. “Nuestro propósito es hacer que la tecnología y los productos estén disponibles para gente que los necesite en una escala mayor”.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)