5 métodos para lograr una agricultura sostenible


Más del 40 por ciento de la tierra del planeta ha sido preparada para la agricultura. La agricultura utiliza 60 veces más tierra que las áreas urbanas y suburbanas combinadas con el fin de producir alimentos, pero esto se da a un precio muy alto: es una de las principales contribuyentes al cambio climático.

De acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Medioambiente en la Universidad de Minnesota, la agricultura genera hasta el 30 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. La mayor parte de las emisiones de la agricultura vienen en forma de óxido nitroso, el cual es resultado de la ultra-fertilización y los desechos producidos en granjas. El metano es otro de los mayores contribuyentes, proviniendo de la ganadería intensiva y los cultivos de arroz.

El exceso de fertilizantes para tierras de cultivos y abonos para granjas ha causado zonas acuáticas muertas en zonas costeras de todo el mundo resultando en el exterminio de vida marina. El óxido nítrico, otra de las emisiones producto de la agricultura, es la principal fuente de lluvia acida que elimina bosques y peces.

La investigación conducida muestra que las emisiones de la agricultura que contribuyen al cambio climático son mayores que las emisiones que producen los aviones, trenes y buses del mundo juntos.

En vista de estos datos y otros mostrados por diferentes instituciones, el Centro de Ingeniería y Maquinaria para la Agricultura de las Naciones Unidas y el Pacifico (UNAPCAEM por sus siglas en inglés) quiere una agricultura sostenible y una producción de alimentos aplicando tecnología verde para el bienestar de los productores y consumidores.

Uno de los Objetivos de Desarrollo para el Nuevo Milenio de las Naciones Unidas es asegurar la sostenibilidad medioambiental, y la UNAPCAEM está haciendo su contribución a paso acelerado para que se logre este objetivo en la región del Asia Pacifico por medio de programas obligatorios de trabajo que se están implementando actualmente.

Una de las iniciativas se está dando a través de tecnología agroindustrial ambientalmente amigable. La implementación de esta tecnología ecológica traerá innovación y cambios que cumplan las necesidades de las generaciones de hoy sin agotar los recursos que serán de utilidad para generaciones futuras.

La tecnología ecológica debe ser efectiva, rentable y libre de polución. Debe estar en capacidad de sostener muchos niveles de producción sin ser dañina para el medio ambiente.

Granjas Forestales


Uno de los proyectos de la UNAPCAEM es la Granja Forestal China en la villa de Liuminying, al sur de la capital, Beijing. Científicos de la Academia China de Silvicultura sugirieron la plantación de Paulownia y de sauce dentro y alrededor de los campos, enseñando a la vez a los habitantes locales métodos adecuados de plantación. Los granjeros asignaron más del 11 por ciento de sus tierras para esta iniciativa. Cuando los arboles crecieron, cubrieron hasta el 17.4 por ciento de la tierra, comparado con el 6.1 por ciento de antes que la plantación de los arboles fuera llevada a cabo.

Con solo el 10 por ciento de tierra arable, Liuminying incrementó su cosecha de granos en un 38 por ciento, atribuida a la protección contra el viento y las tormentas que recibían los cultivos gracias a los árboles y del microclima mejorado. Adicionalmente, las hojas que caían de estos árboles fertilizaban el suelo, un factor relevante para una mejor cosecha.

Control Integrado de Plagas


Otro ejemplo de una solución ecológica ha estado ejecutándose desde hace un buen tiempo: el Control Integrado de Plagas. Este ha sido utilizado por granjeros en los Estados Unidos por más de 20 años y es un método efectivo y ecológico de control de plagas.

El Control Integrado de Plagas (IPM por sus siglas en inglés) funciona mediante la observación y el estudio del ciclo de vida de las plagas y cómo interactúan con el medioambiente. A través de monitoreo, las plagas pueden ser identificadas con precisión y pueden ser tomadas las decisiones de control apropiadas para eliminarlas.

Una vez el proceso de monitoreo se ha realizado, el programa de IPM considera el mejor método para eliminar pestes. Si es posible, por medios mecánicos, como erradicación manual, trampas, barreras anti-insectos, aspiración y labranza para interrumpir la cría de estas plagas, siendo todas estas formas utilizadas en primera instancia. Otras opciones incluyen químicos de bajo riesgo, como feromonas para evitar el apareamiento y reproducción de pestes.

Agricultura de Precisión


Otro método que puede ser utilizado para asegurar la sostenibilidad es la agricultura de precisión. Este método es el indicado para administrar cultivos haciendo uso de operaciones de campo para su adaptación a diferentes variaciones locales en cultivos y condiciones de suelos. Este es realizado con la ayuda de tecnología avanzada de la mano de gran conocimiento previo en administración de campos.

Por medio de la agricultura de precisión, nace un proceso de producción agrícola que es tanto económicamente viable como bajo en impacto medioambiental.

La agricultura de precisión permite a los granjeros cambiar la forma en que opera su granja mientras su tecnología, como la detección remota, influye en el proceso de toma de decisiones.

Labranza


La labranza, que conserva el suelo mediante la reducción de la erosión, es un método más para tener en cuenta por granjeros. Por medio de este, el sobrante de un cultivo se deja en el terreno después de que una cosecha se incrementa permitiendo un incremento de reciclaje natural de los sobrantes del cultivo.

Este método de agricultura sostenible, utilizado para hectáreas de granos de soya, trigo y algodón, se espera que incremente considerablemente dentro de los próximos 5 años.

Agricultura Urbana


Otro ejemplo relevante de agricultura sostenible apropiado para grandes urbes es la agricultura en terrazas. A medida que las tierras libres se convierten en activos valiosos para el desarrollo urbano, muchas personas han optado por los cultivos caseros como una manera económica, saludable y ambientalmente amigable de producir sus propios vegetales.


Sin ninguna duda, la tecnología ecológica en el sector de la agricultura puede ser utilizada generando beneficios tanto ecológicos como económicos. Sin embargo, solo porque estos métodos estén disponibles no significa que se adopten fácilmente. El primer pensamiento que se cruza por la mente de los productores y granjeros es la rentabilidad, así que si estos métodos son capaces de generar ganancias, seguramente serán adoptados.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)