Microchips autónomos podrían dar paso a máquinas indestructibles

Un nuevo microchip reenvía datos por medio de caminos diferentes en lugar de permitir que un circuito dañado perjudique el sistema completo.

Una de las razones por las que los robots y los programas de inteligencia artificial (aun los más sofisticados) no clasifican como organismos vivientes es porque carecen de la habilidad de auto-repararse. Bien puedes freír un aparato electrónico y lo único que esté puede hacer es esperar a que un humano lo repare. Sin embargo, un equipo de investigadores en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) ha dado los primeros pasos hacia la creación de una máquina autónoma que se auto-repare al crear un microchip que puede aprender a elegir por donde transita la información en su interior.

El chip nació en el Laboratorio de Circuitos Integrados de Alta Velocidad, que se especializa en tecnologías de microchips. Existen miles de “avenidas” por las cuales la información puede viajar en un microchip, pero debido a que cada una se especializa en algo diferente, una sola falla puede generar un colapso del sistema.

Cada chip contiene más de 100.000 transistores (el componente básico de cada microchip), los cuales no funcionan simultáneamente. En el prototipo, los investigadores quemaron grandes franjas de transistores con un láser para posteriormente permitir a los sistemas recalibrarse. Si el láser no quema datos en los cruces, el chip puede buscar rutas alternativas para transmitir la información y así seguir funcionando. Ademas, con la ayuda de un Circuito Integrado de Aplicación Especifica en cada chip, El sistema podría “aprender” cuales caminos tomar cuando otros fallen y así ajustarlo automáticamente.

Los chips autónomos son un paso intrigante en la evolución de las maquinas, pero carecen de una característica fundamental de organismos vivos: la capacidad de regenerarse con el tiempo. Mientras que los microchips del Caltech pueden resistir daños extensos y encontrar formas de trabajar con este problema, una sección quemada estará quemada hasta ser reparada. A diferencia del tejido biológico, el cual se repara con el tiempo, cada uno de estos chips tendrá una vida limitada.

Aun así, aunque el microchip no sea completamente análogo a organismos vivientes, no deja de sorprender debido a su utilidad potencial. Por ahora, si un microchip en tu computador o en tu Smartphone se quema, el sistema completo quedará inutilizado hasta que puedas reemplazar el chip, y peor si esto afecta los datos que has almacenado en el dispositivo. Implementar esto en dispositivos de consumo podría ahorrar incontables horas y dinero en soporte técnico.

“Incluir este tipo sistemas electrónicos inmunes a microchips abre un nuevo mundo de posibilidades”, afirmó Ali Hajimiri, un profesor de ingeniería en Caltech. “Estos pueden tanto auto-diagnosticarse como solucionar sus propios problemas sin necesidad de intervención humana, moviéndonos cada vez más cerca de circuitos indestructibles”.

Esto sería genial si nuestro PC sobrevive una inundación, pero no si ejércitos de robots se alzan contra la humanidad. Afortunadamente, estamos un poco lejos de lo segundo.

Imagen vía Futurity

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)