China apuesta a la reducción de carbono con su CTES


La Universidad de Nottingham ha abierto un nuevo campus en Ningbo, China. El Centro de Tecnología de Energía Sostenible (CTES) se ha encargado de marcar la pauta convirtiéndose en el primer edificio libre de emisiones en China, el país con mayor consumo de energía en el mundo. La obra, encargada al arquitecto italiano Mario Cucinella, constituye un proyecto arquitectónico ecológico que utiliza todos los recursos de la naturaleza.


El edificio, una estructura vertical de 5 pisos y una superficie de 1.300 metros cuadrados, cuenta con un área para visitantes, laboratorios de investigación y una sección especial para cursos de magíster en donde se difunde el uso de tecnologías sostenibles como la energía solar fotovoltaica, la eólica y otras energías limpias. 

Diseño y estrategias ambientales



El espacio voluminoso principal tiene un aspecto muy dinámico y torcido que se eleva completamente, revestido por una doble piel de vidrio, una de las cuales mira hacia el exterior y se antepone a una estructura interna de hormigón, permitiendo la iluminación entre las dos pieles y formando un aspecto de metamorfosis en el edificio.

El centro fue pensado con un diseño bioclimático de alta eficiencia y emplea diversas estrategias ambientales. Tiene una orientación adecuada y cuenta con una enorme abertura en la azotea, pensada para la entrada de luz y ventilación natural, las cuales se distribuyen hacia todas las plantas del edificio.


Utilizando uno de los recursos sostenibles más abundantes en el mundo, la energía geotérmica, el edificio logra mantener una temperatura constante del suelo, estabilizándola por medio de tuberías subterráneas y a través del suelo del sótano, enfriando o calentando el ambiente convenientemente.


Además, este incluye sistemas alternativos para la generación de energía, como celdas fotovoltaicas y energía eólica para obtener electricidad. Un sistema interno de reciclaje de aguas grises y un techo verde, actúan como si el edificio estuviera enterrado, lo que contribuye a la comodidad térmica del laboratorio en el sótano y del resto del edificio, teniendo así un buen rendimiento energético.


Recordemos que China, con más de 1.300 millones de habitantes, es un país que se abastece de carbón como principal fuente de energía, lo que a su vez significan toneladas y toneladas de emisiones anuales liberadas a la atmósfera. El CTES está pensado para ahorrarle a la atmósfera 1081 toneladas de emisiones de carbono en los próximos 25 años.

Escrito por Yealfred Matheus para EcoSiglos.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)