Cómo calentar una escuela con biomasa


Visto desde la carretera estatal, este complejo podría tener una gran variedad de funciones, tal vez albergar un museo, aulas o un laboratorio, pero realmente es una planta de biomasa en la que se queman astillas de madera extraídas de forma sostenible para calentar la escuela Hotchkiss, ubicada en Connecticut, EE.UU, con sus más de 600 residentes y 85 edificios.


La escuela sustituyó su antigua caldera, que funcionaba a base de gasoil o diesel, por una a base de madera, un combustible neutro en carbono, cuyas virutas de origen local son el subproducto de bosques gestionados de manera sostenible, reduciendo las emisiones generales en un 90%. Los residuos de ceniza se recogen para su uso como fertilizante en huertos, atendidos por los mismos estudiantes. La planta de biomasa es parte integral del compromiso de la escuela para convertirse en un campus sustentable neutral en carbono para el año 2020.


Un aula viva y sostenible.


La firma de arquitectos Centerbrook Architects and Planners, junto con el cliente, han decidido que la infraestructura no tiene porque ser aburrida al tratarse de un edificio industrial. Este edificio fue diseñado para tener una doble función, que sirviese como un “aula viva”. Este expone tecnologías ecológicamente amigables y materiales de construcción sostenibles para los estudiantes y grupos comunitarios. A lo largo del paisaje, la vista hacia las salas y calderas se transforma en una exposición informal con gráficos y mapas explicativos. Fuera de la planta, los visitantes pueden seguir un sendero natural que ofrece una vista cercana del techo verde, sendero que serpentea a través de los jardines con flora tropical y humedales cercanos.


El edificio presenta un perfil bajo y ondulante. La estructura de 1500 metros cuadrados, está cubierta por un techo verde que se integra perfectamente con la flora circundante, armonizando con el paisaje y casi desapareciendo en algunos puntos de vista. Como cabe esperar de un techo verde, no solo sirve para propósitos estéticos, sino que cuenta con canales inclinados especialmente diseñados que se combinan con los jardines tropicales para reducir la velocidad del agua de lluvia y filtrarla.


Las cerchas del edificio son de madera laminada, que optimiza los valores estructurales de este recurso renovable, incorpora menos energía que el hormigón armado o el acero, y se puede utilizar para tramos mucho más largos, cargas más pesadas y formas más complejas.


El edificio busca la certificación LEED plata a través de su sistema de producción renovable, haciendo uso de madera laminada estructural, recolectando y conservando el agua de lluvia, haciendo uso de materiales locales (gran parte de ellos reciclados), aprovechando la abundancia de la luz natural al dirigirla hacia el interior y manteniendo la eficiencia energética en la iluminación y los sistemas mecánicos, convirtiendo al edificio en la tercera planta de producción energética en querer lograr una certificación LEED en Estados Unidos.

Imágenes vía David Sundberg/Esto
Escrito por Yealfred Matheus para EcoSiglos.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)