Factores y estrategias para una arquitectura sostenible

La necesidad de atender e intentar resolver los problemas que afectan la calidad de vida de los actuales habitantes del planeta sin comprometer la posibilidad de que las futuras generaciones puedan disponer de recursos para enfrentar los suyos, hace referencia directa a la modificación del medio ambiente natural, actividad inherente a los arquitectos e ingenieros. Pero es un enfoque de carácter multifocal, que implica aspectos tecnológicos, políticos, sociales, económicos, ecológicos y éticos.

"Actualmente en el mundo se tienen que diseñar edificios más ecológicos, necesitamos energía solar, necesitamos energía renovable. El uso de energía en sí es un comportamiento humano y tenemos que hacer frente a este", dice Jonathan Rose, creador de una empresa para hacer hincapié en diseños sostenibles.

Diseñar viviendas asequibles y pensar verde en estos días, no son los únicos requisitos; buscar un mejor aprovechamiento del sol, la creación de espacios verdes y jardines en la azotea, hacen parte también de una serie de características para fomentar el ahorro de energía.

Factores y estrategias


Una serie de factores deben ser evaluados para que una obra pueda ser clasificada como sostenible: una obra puede ser más o menos sustentable, dependiendo del nivel de impactos generados en medio ambiente. La contribución a la resolución de los problemas requiere de un conjunto de estrategias pertinentes, que se agrupan en diferentes categorías y que apuntan directamente a la minimización de los impactos ambientales de la construcción, además de contribuir a la mejora y recuperación del medio ambiente de manera integral, tanto en el aspecto social como en el económico y ecológico.

Algunas de las estrategias para llevar a cabo un diseño arquitectónico sostenible son:
  • La gestión sustentable de la implantación de la obra.
  • Consumir la mínima cantidad de energía y agua en la implantación de la obra y a lo largo de su vida útil.
  • El uso de materias primas eco-eficientes.
  • Generar la menor cantidad de residuos posible y evitar la contaminación a lo largo de su vida útil, incluyendo su futura demolición.
  • Utilizar eficientemente un terreno e integrarse al ambiente natural.
  • No provocar o reducir impactos en el entorno–paisaje, no afectar la temperatura y evitar la concentración de calor.
  • Adaptarse a las necesidades actuales y futuras de los usuarios.
  • Crear un ambiente interior saludable.
  • Proporcionar salud y bienestar a los usuarios y organismos vivos del entorno.
Estas estrategias son especialmente importantes debido al crecimiento de la población en el mundo en desarrollo donde los barrios pobres, que a menudo rodean las ciudades, presentan enormes desafíos.

El área de la construcción contribuye en gran medida a los problemas ambientales del mundo actual, como el calentamiento global, el agotamiento de los recursos naturales, la contaminación del aire, entre otros. Si las edificaciones no están bien diseñadas, estas también pueden causar efectos directos sobre la salud, por ejemplo, debido a una inadecuada variación de temperaturas internas, la emisión de sustancias tóxicas, el ruido, e incluso perjudicar la seguridad física, en caso de incendios o terremotos.

Según Rose, "el cambio climático trae con el mucha más incertidumbre para los humanos".

Rose hizo estos comentarios en una conferencia en el Centro de Ciencias para el Medio Ambiente de la Universidad de Harvard, titulada "La ciudad bien templada." La cual formó parte de una serie de conferencias con el nombre de “El futuro de la energía”.

Las ciudades estadounidenses han experimentado un renacimiento desde principios de 1990. En ese momento, la gente empezó a abandonar los centros de las ciudades, huyendo a los suburbios. Sin embargo desde entonces, alrededor del 70 por ciento de los permisos de construcción han sido en los centros urbanos en lugar de las zonas periféricas. Dos sectores demográficos están detrás del cambio: el primero es el de los jóvenes que quieren vivir en las ciudades “donde está la acción” y no en los suburbios; el segundo es que muchas personas de mayor edad se jubilan y venden la gran casa de la familia para mudarse a la ciudad.

Rose tiene como objetivo diseñar edificios que fomenten la diversidad, abarcando múltiples niveles de ingresos y usos, tales como espacios residenciales y comerciales.

Él Describió varios proyectos, entre ellos uno que utiliza un techo en forma de V para recibir o evitar el sol,
dependiendo de la temporada. Otro proyecto, en un terreno largo y estrecho, orientado de norte a sur (más bajo en el extremo sur y más alto en el extremo norte) permite aprovechar sus características topográficas para maximizar la exposición al sol. También cuenta con habitaciones diseñadas para maximizar el flujo de aire a través de las ventanas, para proporcionar refrigeración durante un apagón de verano y para los residentes de bajos ingresos que no pueden pagar por aire acondicionado.

Sus diseños de edificios de apartamentos son de población densa, pero se compensa mediante la adición de espacios verdes cercanos y jardines en las azoteas donde sea posible.

Para países latinoamericanos y caribeños, esta opción podría convertirse en una alternativa sostenible y de bajo costo, beneficiando poblaciones por años marginadas e integrándolas para que sus habitantes se desarrollen social, ecológica y económicamente. Allí es donde radica la ética y el interés de los gobiernos. Algunos de estos países están empezando a responder con gran entusiasmo e interés a este llamado para alcanzar un desarrollo que sea socialmente justo, ambientalmente equilibrado y económicamente viable.

Escrito por Yealfred Matheus para EcoSiglos.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)