lunes, 17 de junio de 2013

Ventajas y desventajas medioambientales de la madera en las construcciones


Desde la incipiente choza vegetal en la prehistoria hasta las más dinámicas soluciones arquitectónicas contemporáneas, la madera se ha coronado como uno de los materiales de construcción predilectos en materia de desarrollo sostenible.

El empleo de madera en diferentes tipos de construcciones posee múltiples ventajas y desventajas. Por lo general, la madera es empleada como material de revestimiento, aislante o de decoración. Su utilización no abarca sólo viviendas, sino que también es adecuada para otro tipo de estructuras, como la infraestructura vial, teniendo como ejemplo los puentes de madera postensada que han demostrado ser una excelente alternativa a los puentes en acero. Otras obras incluyen un edificio de hasta 9 pisos, establecimientos comerciales, pabellones y polideportivos, aptos para la realización de cualquier actividad cultural.

La madera tiene la función de absorber y expulsar la humedad de las construcciones, regularizando así el ambiente interior. El campo bioeléctrico natural de la madera proporciona un estado de equilibrio en el cuerpo humano y contribuye a evitar problemas respiratorios. Las construcciones en madera, por sí solas, actúan como aislantes, al contrario de las que están fabricadas con otros materiales que a la vez, y en la mayoría de los casos, están complementadas con sustancias aislantes sintéticas suplementarias.

La madera tiene una relación resistencia-peso más favorable que el acero, y mucho más favorable que el hormigón. También hay quienes consideran que las estructuras de madera solo duran unos decenios, lo cual está muy lejos de la realidad, pues la madera es uno de los pocos materiales que envejecen naturalmente y este proceso puede incluso durar siglos.

El carácter medioambiental de la madera es superior al de otros materiales del sector de la construcción dado que requiere un menor gasto energético en su producción, es natural, biodegradable, reciclable, aislante y no tóxica. Su resistencia, dureza, manejabilidad, propiedades físicas y mecánicas, así como sus posibilidades decorativas, la convierten en un producto ideal para la ejecución de proyectos arquitectónicos vanguardistas.

La madera en su estado natural sirve como refugio de fauna local, además de capturar el dióxido de carbono, uno de los principales gases causantes del efecto invernadero. La madera es un recurso renovable, y un aprovechamiento racional de este recurso permite que el bosque se regenere y aumente su extensión. Frente a otros materiales o minerales, cuya extracción de la naturaleza origina la destrucción de un ecosistema y su agotamiento, el aprovechamiento sostenible de la madera provoca el crecimiento de nuevos ejemplares que ocupan el espacio dejado por los anteriores. No es tóxica y es biodegradable, ya que su descomposición ayuda a crear un suelo de mejor calidad para que crezcan nuevas plantas.

Por supuesto, es ambientalmente irresponsable consumir madera de un bosque primario, pero resulta ideal emplear madera proveniente de plantaciones bien administradas y donde la empresa procesadora practique una silvicultura responsable. El uso de la madera proveniente de bosques bien gestionados ayuda a la regeneración de la biodiversidad del lugar y al desarrollo de los pueblos relacionados con ella.

Diversos estudios VCV (valoración del ciclo de vida) realizados a la madera permiten comparar el impacto medioambiental de los productos utilizados en la construcción, desde su extracción, fabricación y uso, hasta su eliminación, demostrando que su comportamiento es superior al de otros materiales tradicionales.

A nivel global, la sociedad solía explotar los recursos naturales como si el planeta estuviera al servicio de la humanidad y las riquezas fueran inagotables, una actitud que actualmente resulta más que censurable. Pero poco a poco las comunidades se han vuelto más conscientes de la necesidad de lograr un necesario equilibrio ecológico y no comprometer el futuro. Con esto en mente, y con el fin de valorar la importancia y los riesgos que tiene la madera en la construcción, es conveniente saber sus ventajas y sus desventajas, señaladas a continuación.

Ventajas de la madera en la construcción


  1. La madera es un material estructural ecológico ya que requiere menos energía para trabajarla y causa menor contaminación del agua y el aire comparada con otros materiales de construcción. La madera consume un sexto de la energía necesaria para procesar el equivalente en unidad de peso del acero estructural.
  2. La construcción en madera tiene grandes ventajas contra sismos. Prueba de esto han sido las múltiples estructuras que han resistido sin daños las más fuertes catástrofes naturales recientes. Una construcción de madera con un bajo peso en caso de un terremoto, cede ante la oscilación pero no se derrumba y hay menos riesgos de sufrir daños debido a un colapso que en construcciones del mismo tamaño hechas con acero y concreto.
  3. Debido al bajo peso que tiene la madera, se genera un ahorro económico sustancial en los procesos a los que se somete y en sus costos de transporte. Además, la madera es un buen material estructural ya que su resistencia con respecto a su peso es muy alta, comparada con el acero y el concreto.
  4. La madera es un material aislante natural que ofrece un clima agradable debido a la inercia térmica que posee, ya sea en un clima frío, donde sus condiciones retienen el calor y mantienen un ambiente interior más cálido, o en ambientes calurosos, donde ofrece interiores más frescos. Esto permite un menor consumo energético por concepto de aire acondicionado o calefacción. También es un excelente aislante de ondas sonoras y vibraciones.
  5. El tiempo empleado para realizar una casa de madera es menor que el empleado en una casa del mismo tamaño con un sistema de construcción tradicional.
  6. Se pueden hacer modificaciones o ampliaciones en la construcción sin necesidad de demoler y causar grandes molestias a sus usuarios.
  7. Una vivienda de madera correctamente diseñada puede soportar un incendio en mayor medida que una casa tradicional.
  8. La madera es un material renovable, resultado de la captura de carbono y el desprendimiento de oxígeno en su estado natural.
  9. Es posible realizar elementos prefabricados o modulares en diversos lugares para después transportarlos y ensamblarlos en el sitio de la obra.
  10. Con la madera es posible realizar construcciones duraderas y superiores en calidad y comodidad, comparadas con las realizadas a base de acero y concreto.
  11. En el reciente auge de la construcción bioclimática, la cual busca reducir el consumo de energía y traer beneficios económicos, ecológicos y de confort para los usuarios, la madera encaja perfectamente como material constructivo.

Sin embargo, todo lo que existe tiene un lado bueno y un lado malo, por lo que es importante señalar también las desventajas del uso de madera en las edificaciones.

Desventajas de la madera en la construcción


  1. Muchas veces no se da un tratamiento preservador a la madera, por lo que queda propensa al ataque de agentes xilófagos y a la intemperie. Si bien la madera es resistente, es necesaria una adecuada protección de la madera ya que sin ella, la durabilidad de la construcción se puede ver perjudicada.
  2. Un edificio comercial o residencial pensado en madera se puede convertir en un problema cuando se busca grandes tamaños.
  3. La madera, al ser un material ortótropo, no posee los mismos módulos de resistencia mecánica en todas sus direcciones, sino que varían con relación a la dirección de sus fibras. Esto puede generar inestabilidad en la estructura si no se selecciona el tipo adecuado de madera.
  4. Los fabricantes de casas o construcciones de madera a nivel artesanal no están en posición de competir con aquellos que producen a nivel industrial. Esto genera que la balanza se incline a favor de métodos de construcción antiguos y poco sostenibles.
  5. Es necesario realizar un diseño casi perfecto (que cobra más importancia que al usar otros materiales) para asegurar la resistencia del edificio ante diferentes condiciones ambientales, en constante cambio por factores bióticos y de intemperismo.
  6. El mantenimiento regular se vuelve una necesidad impetuosa.
  7. En algunos casos, la construcción requiere del trabajo en conjunto de varios gremios. Existe la necesidad de unir los trabajos de carpinteros, albañiles, cristaleros y pintores, lo que puede afectar el tiempo de la obra y el buen acabado final.


La prefabricación: una buena opción para la construcción ecológica


Quienes nos hemos entretenido alguna vez con los juegos de piezas como los legos, nos hemos dado cuenta que cuanto mayores eran las piezas, más rápido construíamos una pared o una estructura. En la construcción de viviendas se está optando por utilizar, cada vez más, componentes fabricados en plantas de producción que se ensamblan sobre el terreno. Esta práctica acelera el proceso de construcción, y reduce los costos y el impacto ambiental.

El concepto de vivienda prefabricada se suele asociar con los bungalows o cabañas. Sin embargo, desde las estructuras geodésicas hasta las actuales propuestas de modernas viviendas modulares, son numerosas las construcciones cuyos componentes se han fabricado en una planta situada a kilómetros del lugar donde finalmente se convertirán en un hogar. Las piezas son adquiridas como un kit que el usuario final monta sobre el terreno.

Tanto en el caso de viviendas modulares como en edificios con componentes prefabricados, el tiempo de ejecución de la obra se acorta, en algunos casos, a la mitad (aunque resulta más espectacular en el caso de viviendas totalmente construidas en fábrica que, tras su transporte al terreno, pueden ser montadas y ocupadas en cuestión de días). Además, una ventaja interesante es que las construcciones pueden ser totalmente desmontadas y llevadas a otro emplazamiento.

Desde el punto de vista del desarrollo ambiental, los componentes prefabricados en madera ofrecen enormes ventajas, dado que la construcción podría dejar de ser tan volátil para convertirse en una actividad continua en la planta de producción, donde todo el año se pueden fabricar los componentes de las futuras edificaciones. Esto permite que un empleado del sector de la construcción tenga un empleo fijo y esté menos sujeto a variaciones de los ritmos de la industria. Los componentes prefabricados incluso generan ventajas económicas a las empresas, puesto que para estas cadenas de montaje no se necesita mano de obra especializada, resultando en salarios más bajos, contrario a tener que emplear un carpintero profesional en el sitio de la construcción.

La construcción de componentes prefabricados garantiza materiales iguales o de calidad superior a los que ofrece una obra convencional, debido a que durante el proceso de producción están sujetos a un mayor control de calidad. La exposición a las inclemencias meteorológicas es mínima, pues el montaje en sitio se realiza en un breve periodo de tiempo, se reduce el desperdicio de material y los residuos que se generan en el terreno son pocos.

La prefabricación de elementos de construcción en madera puede abrir el camino hacia la creación de edificios que resulten más sencillos de desensamblar cuando estos llegan al final de su vida útil, y así poder utilizar los materiales en otro lugar. También es posible un mayor control sobre los procesos y materiales, tanto en la gestión de los residuos generados (más sencilla en la planta que en la obra), como en la eliminación de productos tóxicos.

Por otra parte, la utilización de prefabricados de madera ayuda a que un buen diseño resulte más asequible, pues la modulación no necesariamente implica una propuesta final masificada ya que cada parcela tiene características particulares de topografía, entorno, condiciones climáticas, visuales, etc., que justifican la consulta a un arquitecto para ampliar las opciones creativas.

Dar el paso de construir en madera es tomar conciencia por el medio ambiente, reduciendo el consumo energético y la contaminación, así como promoviendo el crecimiento de bosques controlados que se conviertan en el pulmón de la Tierra. Con el tiempo la humanidad se ha permitido establecer estándares de edificación que impactan positivamente en aspectos como la sostenibilidad, la habitabilidad y el consumo de energía. La amplia y creciente utilización de madera en el mundo demuestra que sus numerosas ventajas sobrepasan ampliamente sus inconvenientes, por lo que es solo cuestión de tiempo que la madera se convierta en el material primordial para las construcciones alrededor del mundo.

Por Yealfred Matheus
Arquitecto
Maracaibo - Venezuela