Regenerar partes del cuerpo humano: cada vez más cerca


Durante siglos, los humanos hemos soñado con el día en que podamos reconstruir partes del cuerpo para reemplazar las que hemos perdido, tal como las salamandras pueden hacer crecer nuevas extremidades. Ahora, investigadores están encontrando maneras de volver este sueño una realidad.

En algún momento de las siguientes décadas, los humanos podrán estar capacitados para hacer crecer un dedo perdido, y tal vez, hasta nuevas zonas de un corazón maltrecho.

Los corazones humanos están dentro de los objetivos mas promisorios. "Hace quince años soñábamos que esto se daría en 50 años, pero ahora podría ser tan pronto como en una década", le dijo a NBC News el biólogo celular de la Universidad de Duke, Ken Poss.

Hace 10 años, Poss y sus colegas demostraron que el Pez Cebra tiene la habilidad de reparar su corazón fuertemente herido, gracias a una particular proteína que regula el proceso regenerativo.

Ese truco podría funcionar también en humanos: hace unos meses, los investigadores del Instituto Gladstone demostraron que podían convertir cicatrices humanas en tejidos conductores de electricidad solo mediante unos cuantos genes clave.

"Es una idea intrigante porque puedes convertir células malas en células buenas", explicó Poss. Lo que significaría en resumidas cuentas, sacar esa técnica del laboratorio y aplicarla a los corazones humanos.

La fuente de la eterna juventud


Los humanos siempre hemos demostrado cierta capacidad de regeneración de partes del cuerpo; por ejemplo, niños muy pequeños pueden reconstruir las puntas de dedos cortados. Las salamandras nos llevan eternidades de ventaja, pues ellas pueden regenerar brazos completos, pero el principio "es básicamente el mismo en términos de respuesta regenerativa", afirmó Ken Muneoka, biólogo celular de la Universidad de Tulane.

Los ratones pequeños también tienen la capacidad de regenerar dedos. Desde la década de 1980, Muneoka ha estado trabajando los dedos de los ratones para entender cómo puede un mecanismo de regeneración similar ser reactivado o imitado en humanos adultos. En 2010, su laboratorio demostró que es posible mejorar la respuesta regenerativa en ratones adultos.

"Finalmente, pienso que vamos a tener la capacidad de regenerar extremidades en ratones", afirmó. Y luego, "si podemos regenerar completamente un dedo, seguramente estaremos capacitados para regenerar corazones y músculos," afirmó.

Otros investigadores se están enfocando en babosas, las cuales tienen capacidades regenerativas excepcionales. Hace varios meses, investigadores que trabajaron con babosas sin cabeza demostraron como reprogramar pedazos cortados de colas de las cuales surgieron nuevas cabezas.

No tan rápido...


A pesar de los progresos recientes, algunos investigadores guardan reservas sobre las predicciones de los estudios de regeneración en animales y como estos podrían aplicarse a humanos.

"Podemos imaginarnos utilizando nuestro conocimiento para promover el crecimiento de órganos, pero es peligroso decir que esperamos regenerar un tejido", afirmó Elly Tanaka, quien estudia la regeneración en salamandras en el Instituto Max Plank en Alemania.

Sin embargo, Tanaka reconoce que este campo está llegando a un punto de inflexión. Dentro de los próximos dos o tres años, estudios sobre la genética de las salamandras "abrirán muchas posibilidades", agregó.

Muneoka por su parte afirmó que el progreso en esta área depende grandemente en nuestra disposición para continuar con los esfuerzos de investigación.

"Es un asunto de compromiso el hecho que esto sea posible para los humanos", afirmó. "Alguien debe financiar estas investigaciones".

Vía NBC News

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)