WarkaWater: Una torre gigante que usa condensación para recolectar agua potable


El diseñador Arturo Vittori piensa que la solución a la catástrofe de la falta de agua potable, un problema que afecta a más de 770 millones de personas y por la cual cada día mueren 1.400 niños, reside no en alta tecnología sino en una gigantesca torre que convierte el aire circundante en agua potable.

Sus increíbles torres de agua se elevan a más de 9 metros y pueden recolectar unos 25 galones de agua potable al día simplemente tomando el agua a partir del vapor de la atmósfera. Llamadas WarkaWater, cada torre está compuesta por dos secciones: un contenedor que funciona como exoesqueleto, el cual se construye atando tallos de junco o bambú, y una malla interna, similar a aquellas bolsas donde vienen las naranjas u otras frutas. Las fibras de nylon y polipropileno actúan como un andamio para la condensación, y a medida que las gotas de agua se forman, siguen el trayecto de la maya hacia abajo hasta un recipiente en la base de la estructura.


Vittori decidió dedicar su atención a este problema después de visitar el noreste de Etiopía y ver la difícil situación en la villas más alejadas por si mismo. "Allí, las personas viven en un hermoso entorno natural pero muy a menudo carecen de agua potable, electricidad, un retrete o una ducha", afirma. Para sobrevivir, las mujeres y los niños caminan kilómetros hasta estanques llenos de gusanos y desechos humanos, recogen el agua en recipientes plásticos en mal estado o en calabazas secas, y las llevan de vuelta por caminos peligrosos a sus hogares. Este proceso toma horas y pone en peligro a los niños al exponerlos a todo tipo de enfermedades, ademas de alejarlos de la escuela, asegurando un ciclo de pobreza.


La exposición a esta terrible escena motivó a Vittori a tomar acción. "WarkaWater está diseñado para proveer agua limpia, así como para asegurar la sostenibilidad a largo plazo tanto ambiental como económica y social. Una vez los habitantes tengan el conocimiento necesario, van a poder enseñarle a otras villas y comunidades a construir las torres" dice Vittori. Cada torre costaría aproximadamente 550 dolares y se podría construir en una semana con un equipo de 4 personas y materiales locales.


Una solución más obvia para el problema del agua sería cavar un pozo, pero una excavación de 500 metros en el suelo rocoso de Etiopía es costosa. E incluso si se cava un pozo, el mantenimiento de las bombas y asegurar un continuo flujo de electricidad hace que esta propuesta sea poco viable.


En lugar de considerar tecnología occidental para una solución, Vittori se inspiró en el Warka, un árbol nativo de Etiopía que desafía la gravedad del cual brotan higos, y que es utilizado como un espacio comunitario de recolección. "Utilizando fibras naturales se logra que la torre se integre con el entorno tanto visualmente como técnicamente, guardando las tradiciones arquitectónicas locales", afirma Vittori.


El diseño ha estado siendo desarrollado por dos años y aunque el producto final es construido enteramente a mano, Vittori ha utilizado los mismos modelos paramétricos usados en interiores de aviones y automóviles solares para crear una solución segura y atractiva. La escultura de 44 kilos tiene un ancho de 8 metros en su punto más amplio pero se contrae a unos pocos centímetros en su punto más estrecho. Vittori y su equipo han probado el diseño en diferentes localidades y trabajado en mejoras para la estabilidad del marco mientras que simultáneamente la hacen más fácil para limpiar internamente.


Vittori espera instalar dos de estas torres en Etiopía para el 2015 y esta buscando inversores que quieran plantar estas estructuras inspiradas en árboles en todo el país.

Imágenes vía Architecture and Vision.

Silvio Sánchez

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)