A partir de ahora Washington DC convertirá sus excrementos en electricidad

Escrito por Adelina Webb


La Planta de Tratamiento Blue Plains en Washington D.C., que también sirve para tratar las aguas residuales de gran parte de los suburbios de Maryland y Virginia del Norte, se convirtió recientemente en la primera empresa de América del Norte en utilizar un sistema de hidrólisis térmica noruego para convertir los lodos sobrantes de aguas residuales en energía.

Para decirlo sin rodeos, la planta de tratamiento de aguas residuales de la ciudad está convirtiendo materia fecal en electricidad.

"Es un gran negocio en muchos puntos", dijo el Gerente General de La Planta George S. Hawkins después de la inauguración oficial del sistema. "Es una utilidad pública que lleva el mundo en innovación y tecnología".

Otras utilidades han generado electricidad a partir de excrementos, y algunos - como planea la planta de tratamiento de D.C. hacer pronto - es vender un producto derivado de este tipo de sistemas: compostaje para fertilizar jardinería e incluso huertos.

Funcionarios afirman que la huella de carbono de la planta se reducirá en un tercio y que la inversión realizada de U$ 470 millones se va a terminar pagando por sí misma.

Los funcionarios de la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Energía de Estados Unidos promocionan el sistema como un ejemplo de cómo las localidades pueden invertir en infraestructura, apostando a la conservación de energía y la limpieza del medio ambiente.

"Esto está en la cúspide de la ciencia" dijo la delegada de la Planta de Tratamiento a funcionarios locales y trabajadores de servicios públicos. "Este es el tipo de magia que se produce cuando a la ciencia se le da uso en el siglo 21".

En cuanto al alcalde de Washington, Muriel E. Bowser, expuso que el sistema encaja con los esfuerzos de sostenibilidad de la ciudad. "No podemos darnos el lujo de tener residuos de residuos. Cada dólar gastado para convertir esos residuos en energía nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos."

Cómo funciona la Planta

Las aguas residuales generadas en dichas ciudades viajan a través de kilómetros de tuberías hasta llegar a la Planta de Tratamiento Blue Plains, ubicada al suroeste de Washington. El agua turbia fluye a través de las pantallas que eliminan los desechos para luego aquietarse y permitir que los sólidos se asienten. Así, enormes centrifugadoras disturban el agua y concentran los sólidos.

Posteriormente, el líquido es expulsado para ser tratado y regresar al río Potomac, y los residuos concentrados se bombean desde grandes reactores de acero. Los reactores funcionan como ollas a presión, utilizando vapor a 338 grados y presión para cocinarlos. Luego, se bombean a otro tanque a una presión mucho más baja, lo que hace que las paredes celulares de los patógenos y otros microbios insalubres queden sin vida.

El lodo es enviado a uno de los cuatro digestores- tanques cilíndricos de hormigón tan altos como edificios de ocho pisos - donde cada uno alberga 14.3 millones de litros. Allí, se almacenan durante  tres semanas para dejar actuar a los microbios, quienes convierten la materia orgánica en gas metano, el cual posteriormente se limpia y se envía a un edificio cercano. Es en este edificio donde las turbinas queman el gas metano y producen electricidad.

La clave, según Hawkins, son las ollas a presión que utilizan para quemar gran parte de los residuos, dejando menor cantidad de sustancia a tratar.

Y  tal como dijo Hawkins “Se podría decir que es un proyecto generado por usted también”. Así que la próxima vez que arribe a la capital del país estadounidense es posible que considere esto: usted ayudará a generar energía limpia.

Imagen por Katherine Frey/The Washington Post

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario