Una granja de algas sobre una autopista para reducir la contaminación



Los desafíos por subsanar la creciente contaminación en las ciudades toman diferentes formas, pero si hay algo que no puede faltar es la imaginación combinada con la ciencia. Este es el caso de Ginebra, Suiza, donde crearon una granja de algas suspendida sobre una autopista.

En el marco de un festival de jardín en Ginebra, que "se centra en la convivencia de lo urbano y lo natural en el contexto de la expansión urbana" la empresa Cloud Collective partió del interrogante de cómo transformar las emisiones de CO2 perjudiciales para el medio ambiente en algo productivo.


El objetivo del concurso “Villes et Champs” era introducir la naturaleza en un total de 13 espacios urbanos especialmente complicados, por lo que la propuesta de hacerlo sobre una autopista estaba dentro de lo esperado. Así nace el biorreactor a base de algas marinas, que pretende utilizar estas para generar combustible a partir de la biomasa obtenida mediante la absorción del CO2 producido por los coches que circulan por el puente y por la misma autopista.


Las algas son un pequeño grupo de organismos que, al igual que las plantas, generan energía a través de la fotosíntesis usando la luz del sol y dióxido de carbono, produciendo oxígeno en el proceso. Estas tienen un alto valor nutricional y contienen muchas vitaminas, aminoácidos y minerales. Se han convertidos en una fuente alimenticia importante, incluso siendo utilizadas para producir azúcar, especias, aceites y alimento para animales.

A diferencia de la caña de azúcar u otras materias primas de biocombustibles verdes, las algas se pueden cultivar en la misma costa o en terrenos mucho más reducidos que pueden estar en áreas no aptas para el cultivo, como los desiertos o las mismas cubiertas de las casas. Incluso pueden convertirse en jardines urbanos, formando un complejo entramado de tuberías o fotobiorreactores.


El sistema del biorreactor es simple: las algas se cultivan dentro de un sistema cerrado de tubos y un equipo secundario de bombas, filtros y paneles solares que ayudan al proceso de crecimiento. Una vez que estas maduran se pueden utilizar para filtrar el aire o generar productos como biomasa, biodiesel o materia prima; ese material podría ser utilizado para generar electricidad verde, medicamentos, productos cosméticos e incluso alimentos.


La empresa Cloud Collective parte del concepto inicial de poner en sintonía la idea del jardín como un refugio tranquilo y natural, con la de reutilizar el tóxico que emite una ciudad a diario. Esto significa combinar la estética con el cuidado del medioambiente.


La empresa indica que el funcionamiento y la colocación de este biorreactor inspira prácticas esperanzadoras para el futuro, pues la producción de alimentos en el entorno urbano y la mejora en la calidad del aire, ayudará en la conservación de los espacios verdes y la reinterpretación de las infraestructuras urbanas existentes.

Imágenes por Cloud Collective.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario