Aequorea: Una ciudad de edificios sumergidos impresos en 3D

Por Julia Falcucci, Tiempo Estimado de Lectura 2:45 Min


Planes para una ciudad acuática han sido bosquejados por el arquitecto belga Vincent Callebaut, quien ha ideado un complejo de edificios sumergidos en el océano que se “elevan” por debajo de los 1000 metros bajo el nivel del mar. Estos edificios cuentan con una particular innovación ecológica: serán desarrollados con impresoras 3D a partir de plásticos derivados de desechos.


La ciudad imaginaria ya cuenta con su propio nombre, Aequorea, el cual proviene de una especie de medusas bioluminiscencia. Aequorea también tendría su localización elegida, en las costas de Rio de Janeiro, Brasil.


Sin embargo, estas impresionantes edificaciones no solo poseerían una lujosa estética, sino que también tendrían principalmente funciones ecoambientales, como la reutilización de materiales. El proyecto de Callebaut consistiría en limpiar los desechos plásticos vertidos al océano, al utilizarlos en la construcción de los 1000 edificios que conformarían la ciudad acuática.


Las torres estarían compuestas por un material inventado, el “algoplast”, compuesto por basura y algas, impresas de manera 3D. Estos edificios albergarían dentro de ellos a 20,000 aquanautas, quienes tendrían que utilizar máscaras de branquias para poder subsistir y respirar sumergidos bajo el agua.  Domos de alrededor de 500 metros de diámetros permitirían el acceso a la vida y ambiente submarinos.


No sólo se ha pensado en la construcción, sino que también en la convivencia de los habitantes. En la descripción del concepto se especifica que se utilizarían energías renovables, y la alimentación estaría basada en algas, moluscos y plancton, mientras que vegetales serían cultivados en domos con estructuras no muy diferentes a conchas marinas.


El creador de esta innovación, aun no existente, ha presentado la idea en forma de una carta, la cual es narrada por un joven ficticio que se hallaría viviendo en Aequorea, en el año 2065. El adolescente Oceane relata que el mismo ha escuchado historias de su abuelo de cuando la gente vivía en la tierra, historias sobre el uso desmesurado de los recursos naturales del planeta.


“Cuando mi abuelo me cuenta sobre la vida terrestre de aquel momento, me parece totalmente ridículo. Consumían a la ciudad como una comodidad, en vez de un bien común que debería ser nutrido en simbiosis con la naturaleza”.


La creativa presentación en forma de carta finaliza con una reflexiva frase: “Nunca olvides esto: Los océanos producen el 50% del oxígeno del planeta. ¡Son los pulmones más activos! Vale la pena el trabajo de limpiarlos para volver a mejorar nuestras vidas, ¿no lo crees?”.


La carta es una manifestación del arquitecto para demostrar la despreocupación de la población mundial actual por cuidar y mantener el medioambiente para generaciones futuras. El mismo ha ideado una serie de ideas con una lógica ambiental similar, tales como el concepto de transporte por medio de algas o los edificios de cultivo. Sin importar la ficción de estos inventos, al igual que la imaginaria Aequorea, todos resultarían posibles gracias al avance constante de la tecnología.


Aunque la idea suene demasiado futurística, la vida actual terrestre necesitaría en un futuro, quizás no muy lejano, ideas como la propuesta de este caso para continuar subsistiendo. Claro está que no se podría seguir con el mismo comportamiento destructivo hacia el planeta en el cual convivimos actualmente. Por suerte, expertos como Vincent Callebaut nos recuerdan día a día con sus proyectos, sobre el cambio que, inevitablemente, está por llegar, y nos dan alternativas sustentables a nuestros problemas.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario