El puente colgante más largo del mundo es reconstruido en los alpes suizos

Por Edith Diaz, Tiempo de Lectura 2:31 Min


Seguramente los amantes de los caminos, aquellos que disfrutan de salir temprano a recorrer colinas, valles y montañas, disfrutan también de los puentes colgantes; sin lugar a duda, aquellos que prefieren los planes ecológicos y extremos escogen recorridos donde los puentes colgantes sean altos y de gran longitud.


Pues bien, estas tendencias y fijaciones por los puentes colgantes se deben a varias posibilidades, pero la más común es el gusto por la percepción panorámica de los paisajes. En Suiza, se pensó muy bien en estas tendencias paisajistas, y se acaba de reconstruir el puente colgante más largo del mundo, que consta de más de 490 m de largo y 91.4 m de alto.


El puente de Charles Kuonen es un plan de recorrido sin igual, cuenta con un sistema de suspensión que evita el balanceo y dentro de las características de atracción que tiene el puente, aparte de ser el más largo del mundo, está que se puede ver el precipicio por entre los pies, lo que garantiza una extraordinaria vista al barranco Grabengufer y una experiencia que mezcla nevados, bosques de pinos y los mejores atardeceres de Suiza.


La montaña Weisshorn es una de las montañas con mayor altura de los Alpes Peninos y también es uno de los espectáculos que ofrece atravesar el puente. Además de vislumbrar parte de los Alpes Berna, el puente de Charles Kuonen acorta el tiempo de recorrido para quienes quieren caminar entre las ciudades de Grächen y de Zermatt.


La construcción de este puente nos lleva a pensar que la ingeniería y la tecnología no solo conducen a intervenir reservas naturales de forma negativa, sino que, a través del ingenio, se puede preservar los recursos naturales; si bien, el puente atraerá a muchos turistas, durante el largo recorrido por el puente estos no estarán en contacto directo con la naturaleza, lo que disminuye las consecuencias de la biomarcación generada por el hombre en las caminatas convencionales.


En resumen, el puente más largo del mundo, aunque es construido con acero, es uno de los mayores aportes ecológicos que la ingeniería suiza ha podido presentar a la humanidad. Una alternativa ecológica que ofrece belleza, salud y entretenimiento a bajo costo, tal y como les gusta a los caminantes del mundo entero.


Quienes son amantes de los paseos ecológicos pero no de las alturas extremas no tienen de qué preocuparse, porque existen puentes colgantes para todo tipo de gustos, como el Camino de la serpiente ubicado en la Reserva Botánica Nacional Kirstenbosch en la ciudad de Cape Town en Sudáfrica; que ofrece a sus visitantes un recorrido ecológico a menor altura, pero que brinda diferentes ángulos de los jardines de la reserva botánica.


Así que no hay remedio, los caminantes de montaña y senderos siempre encontraran en su camino un puente colgante, porque no importa el país, el clima o la topografía, los humanos siempre encontramos la manera de atravesar un río, unir una montaña con otra o un sendero con otro, y la forma convencional de hacerlo es a través de puentes.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

1 comentario:

  1. Me han deleitado con los paisajes ,no alcanzo a dimensionar el Puente más largo del mundo. Creo que hay una mayor conciencia ecológica y de que cualquiera pueda acceder, siento vértigo a cierta altura, pero felizmente dan la facilidad de los puentes colgantes para no perderse semejante aventura ..

    ResponderEliminar