Un innovador invernadero solar para cultivar vegetales en medio del desierto

Por Edith Diaz, Tiempo de Lectura 2:24 Min


Si eres de los que piensa que los desiertos sólo sirven para albergar serpientes y escorpiones, y que allí sólo puedes sufrir de insolación y de sed, quizás te equivoques, ¿qué pensarías si te dijeran, que el desierto se puede aprovechar para hacer granjas y cultivos a gran escala?


Pues bien, actualmente, el sol es una de las energías limpias en las que grandes industrias han centrado sus ojos, y no es para menos, pues sobran motivos para utilizar energía solar; las empresas que adoptan alternativas de energías renovables se destacan por su competitividad económica al emplear energía gratuita en sus procesos de producción, disminuyen sus costos y no general gases de efecto invernadero, ni residuos tóxicos.


Así las cosas, hoy en día, no es descabellado pensar en cultivos en medio del desierto. Las granjas de Sundrop están ubicadas, precisamente, en desiertos de Australia, Tennessee y Portugal. En el caso del desierto de Australia, son capaces de producir hasta 17000 toneladas métricas de tomate al año.


La forma en la que esta granja logra su cometido, es a través de la desalinización del agua del Golfo Spencer, y es justo allí donde el sol del desierto hace su aporte, pues, por medio de 23000 espejos que reflejan la luz del sol a una torre receptora de energía solar, se logra mantener en moviendo la planta desalinizadora de agua y se logra generar el calor de efecto de invernadero que las 18000 plantas de tomate necesitan para sobrevivir el invierno.


La magia de este tipo de agricultura se basa en que no necesita un suelo fértil, residuos fósiles, agua subterránea o pesticidas para generar la producción de tomates, porque las granjas de Sundrop, aparte de usar agua del mar y energía solar, utiliza cáscaras de coco e insectos depredadores que proporcionan lo necesario para sostener un cultivo hidropónico de invernadero.


La mejor de las noticias, es que los tomates ya están a la venta en las tiendas de comestibles en Australia y se ha pensado en expandir el catálogo de productos a frutas y pimientos. Así que los australianos ya pueden apoyar este tipo de industrias sustentables, que aprovechan los beneficios de los lugares con las condiciones más extremas de la naturaleza, para favorecer el medio ambiente y la economía local.


Qué bueno sería que el director general de Sundrop Farms, Philipp Saumweber, generara un espacio abierto a quienes aprecian este tipo de industria amigable con el medio ambiente, tal como lo hizo, aquella artista australiana que logró crear una pequeña granja en medio de la ciudad, donde puedes tomar vegetales y frutas, porque aparte de ser un lugar de escape y esparcimiento, en algunos casos las plantas que allí confluyen tienen beneficios medicinales. Esto permitiría que la granja del desierto se convierta también en un escenario de conocimiento y apoyo ambiental para quienes creían que en el desierto no había nada por hacer.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

1 comentario:

  1. Que buenas son este tipo de propuestas que tratan de alivianar el extremo consumos que generamos día a día, lamentablemente como dice la blogger, es necesario impartir ese conocimiento puesto que, los costos iniciales son altos y la competencia es arrolladora pero vale la pena hacerlo.

    ResponderEliminar