Un verdadero oasis en medio de las colinas desérticas de Perú

Por Laura Camila Nossa Tejeiro, Tiempo de Lectura 2:24 Min


En las colinas desérticas del Perú una casa diseñada por Riofrio+Rodrigo Arquitectos se presenta como una extensión del paisaje. La casa además de contar con un diseño que se acomoda de forma ideal con el entorno rocoso, posee un techo sembrado de plantas, cuyo verde contrasta con los tonos del desierto.



Fuera de la relación establecida entre la construcción y sus alrededores, esta casa presenta una serie de espacios, tanto internos como externos, que ofrecen un alto grado de comodidad para sus habitantes.



Recientemente, se ha venido implementado con mayor frecuencia un tipo de arquitectura en espacios naturales la cual, en lugar de buscar transformar la percepción del espacio introduciendo una construcción hecha por el hombre, más bien pretende adaptarse al paisaje resaltando sus mejores características.



Esto quiere decir que el entorno es el que habla mientras que los arquitectos, ingenieros y diseñadores atienden cuidadosamente a su mensaje. La casa del desierto peruano es un ejemplo de ello, al igual que una cabaña tradicional remodelada ubicada en medio del bosque en Sutton, Quebec en Canadá.



En ambos casos el objetivo fue mantener intacta la esencia de la naturaleza, lo que constituye un compromiso por el respeto hacia el medio ambiente y sus respectivos ecosistemas. Sea un desierto o un húmedo bosque, es posible adaptar una vivienda para cumplir con las necesidades de sus ocupantes, garantizándoles el mayor grado de comodidad.



Esta casa en el Perú se compone de dos bloques los cuales poseen diferentes funciones. El primer bloque contiene la parte principal que incluye la sala de estar, el comedor, una bodega para vinos y una habitación. Aquí se localizan también los principales espacios que sirven para conectar las habitaciones con las colinas más cercanas.



El segundo bloque es uno más pequeño en donde se ubican los cuartos para los servicios de entrada, lavandería, alimentación, almacenamiento y parqueadero de carros. Los dos espacios se encuentran conectados por un patio lo que permite mantener la conexión constante de los ocupantes de la vivienda con la naturaleza. 



Por último, cabe recordar que todo esto se encuentra bajo un techo sembrado de plantas el cual, además de añadir un toque de verde al paisaje de las colinas desérticas, posee un valor ambiental dado que las plantas permiten purificar el aire y proveer oxígeno.


En este orden de ideas, una vez más se hace posible comprobar que la modernidad no tiene que ser sinónimo de daño ambiental necesariamente. Al contrario, en una época donde hay un mayor grado de concientización respecto a los errores históricos introducidos por los procesos de mercantilización e industrialización basados en una visión cuyo centro de todo era el hombre, es posible dar un paso hacia el costado de estas ideas.



Este cambio de paradigma permite traer de nuevo a la naturaleza en el núcleo de todos los procesos, lo cual se refleja en cuestiones como la arquitectura con responsabilidad ambiental.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

2 comentarios:

  1. Me encantan sus palabras "la modernidad no tiene que ser sinónimo de daño ambiental".Felicito a los arquitectos o ingeniero que han realizado esas hermosas viviendas y han llevado al desierto todas esas plantas y el verdor creando magníco paisaje..

    ResponderEliminar
  2. Que ejemplo mas acertado, y comparto el comentario: " la Modernidad no tiene que ser sinónimo de daño ambiental", sino al contrario debe ser la integración del paisaje con la arquitectura, generando espacios para el confort humano en unión con la ecología del Lugar.

    ResponderEliminar