Qué es el poliestireno expandido y cómo tratarlo

Por María José Pareja Rozo


¿Cómo podemos reducir los impactos ambientales de aquellas cosas que no necesitamos que duren para siempre? Ésta es una pregunta que nos hacemos desde que tenemos conciencia de que los materiales que se utilizan para empacar alimentos o productos comerciales no siempre son los mejores debido a su alto impacto ambiental.

Si bien utilizamos un envase de poliestireno expandido sólo por unos cuantos minutos, mientras compramos y nos tomamos una taza de café, por ejemplo, los desechos que quedan de este material perdurarán miles de años sobre la superficie terrestre. Analicemos entonces cuál es el caso de poliestireno expandido, qué efectos negativos podría tener su uso y qué iniciativas hay en este momento para sustituirlo.


¿Qué es el poliestireno expandido?


El poliestireno expandido es un material que se compone principalmente por aire y polímeros derivados del petróleo que se calientan y se expanden, dándole una forma similar a la de la espuma. Es bastante liviano y voluminoso, y se utiliza principalmente para la comercialización de alimentos, el empaque de electrodomésticos y para fines industriales, por ejemplo, como aislante térmico en edificaciones y obras civiles.

El uso del poliestireno expandido ha sido favorecido en la venta de alimentos porque los mantiene frescos y aislados de microorganismos, es resistente a la humedad, tiende a retener la temperatura de la comida que se debe mantener fría o caliente, y porque su precio es bastante bajo, razón por la cual se emplea con frecuencia en el sector de los alimentos.


Sin embargo, los efectos del poliestireno expandido sobre el medio ambiente son muy similares a los del plástico: al calentarse el petróleo para su manufactura, se produce una inmensa polución en el aire y al no ser biodegradables, sus desechos se incorporan a las 8 millones de toneladas de basuras plásticas que contaminan los océanos.

Efectos del poliestireno expandido en la salud


La seguridad y los efectos del poliestireno expandido en la salud humana y animal ha sido un tema de debate, incluyendo sus componentes como el estireno, benceno y las dioxinas, así como su afectación a los consumidores y trabajadores de las fábricas que entran en contacto con ellos. El benceno y el estireno han sido clasificados como posibles cancerígenos y, se han detectado casos en los cuales estos químicos se filtran a los alimentos y bebidas cuando los envases de este material se calientan.

Esta preocupación ha sido atendida por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) en Estados Unidos y el Invima (Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos) en Colombia, entre otras organizaciones en el mundo, las cuales han llegado a concluir que cuando entramos en contacto con un envase de poliestireno expandido la exposición a estos componentes es mínima, y su uso es seguro para el consumo humano.

Sin embargo, las dioxinas utilizadas para la elaboración del poliestireno expandido son compuestos orgánicos persistentes y se ha demostrado que pueden generar problemas hormonales e inmunológicos en animales como las ratas, así como también implican riesgos laborales para los trabajadores que participan en la elaboración de este material.

Como tratar el poliestireno expandido


Un factor que se debe tener en cuenta al analizar el ciclo de vida del poliestireno expandido es que, aunque es un material reciclable, su proceso de reciclaje es complejo porque la forma que adquiere el material al solidificarse para formar una bandeja o una caja desechable no puede transformarse después de su uso. El poliestireno expandido, una vez adquiere la forma que tiene, permanece así. Lo que pueden hacer las iniciativas de reciclaje que existen es obtener poliestireno a partir de los desechos de poliestireno expandido y utilizarlo para elaborar objetos plásticos como útiles escolares, gafas y sillas.



En EcoSiglos ya discutimos algunas estrategias para evitar una mayor contaminación a partir de los residuos de poliestireno expandido, como el proyecto de ley que se propuso en Colombia que propone prohibirlo para la comercialización de alimentos. Otras iniciativas han sido desarrolladas por empresas como Nintendo, Dunkin’ Donuts y McDonalds, que han sustituido completamente el uso de este material para la distribución de sus productos por algunos mas amigables con el medio ambiente.

También se vuelve necesario ampliar el proceso de reciclaje del poliestireno expandido, mejorando las ganancias que éste genera para los recicladores y cambiando la forma de cuantificar su cantidad para incentivar su recolección. Para facilitar este proceso, en Brasil y Estados Unidos se adjudica la responsabilidad de recogerlo y transportarlo a las bodegas de material reciclable a los mismos distribuidores del poliestireno expandido, quienes deben cumplir con leyes de responsabilidad extendida del productor y asegurar el adecuado manejo de sus desperdicios.

Finalmente, es importante recordar que nosotros, como ciudadanos, también podemos contribuir a la reducción del impacto ambiental del poliestireno expandido y de otros polímeros derivados del petróleo. Podemos acostumbrarnos a llevar nuestros termos si vamos a pedir bebidas calientes en cafeterías, y evitar el uso de materiales desechables y no biodegradables para empacar nuestros alimentos.

Autor Voluntario

Soy la fundadora de TodoSalud.co, una estudiante de enfermería apasionada con la salud y la comunicación. Puedes seguirme en youtube, donde subo videos sobre maternidad; tambien en Instagram y Facebook :)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario