Huertos caseros: qué son, cuáles son sus beneficios y cómo crear uno hoy mismo

Por Naira Bonilla

huertos caseros

Cada día nos preocupamos más por lo que comemos, cómo se cultiva, qué pesticidas y fertilizantes se usaron en su producción y cómo llega la comida a nuestra mesa. Hace 50 años estas preocupaciones eran mucho menores ya que la comida que consumíamos era producida cerca a nuestros hogares pero debido al rápido crecimiento urbano esto se ha vuelto casi imposible. Sin embargo, hay una solución que está teniendo cada vez más acogida: los huertos caseros.

¿Qué son los huertos caseros?

planta de albahaca

Los huertos caseros son una tendencia relativamente reciente en las ciudades debido a que representan la posibilidad de cultivar nuestra propia comida al interior de nuestras casas y nos permiten obtener experiencia en cultivar, algo que los citadinos hemos perdido.

Estos huertos son espacios dentro de nuestros hogares en donde se pueden cultivar diversos tipos de verduras y hierbas aromáticas. Pueden ser una pequeña franja al lado de una ventana o un patio lleno de variedad, y dependen del espacio y el tiempo disponible.

Empezar un huerto es una excelente opción para cultivar y consumir nuestros propios alimentos y acercarnos a la naturaleza, y estos se han vuelto cada vez más comunes debido a la necesidad de tomar control sobre nuestra propia alimentación y salud.

Beneficios del los huertos caseros

pomar

Los beneficios de estas huertas van desde la salud hasta la economía. Crecer nuestros propios alimentos es una excelente manera de saber qué estamos consumiendo y cómo se está produciendo, qué tipo de fertilizantes estamos usando y qué tan saludable es nuestra comida. Al mismo tiempo, nos da libertad para tener una gran variedad, algo que en ocasiones no se consigue en los supermercados.

Además, puede ser una buena forma de distracción y de conexión con la naturaleza pues una huerta permite la posibilidad de crear una relación más estrecha con nuestra comida y nuestro entorno.

Económicamente también puede ser beneficioso ya que no estamos comprando vegetales y verduras innecesarias en el supermercado sino que tenemos la variedad en nuestro propio huerto casero.

Los principales beneficios de los huertos caseros son:

- Acceso a comida fresca y saludable todo el año
- Acceso a variedad de alimentos que no se consiguen en un supermercado
- Es una forma de aprendizaje sobre plantas y animales
- Sirve para pasar tiempo con tu familia
- Contacto con la naturaleza
- Mejoras de salud al comer más sano
- Es una actividad desestresante
- Nos permite saber qué estamos consumiendo

Cómo hacer tu propio huerto casero

berenjena

Hacer un huerto es más sencillo de lo que parece. Solamente tienes que seguir estos pasos e ir aprendiendo a medida que vas experimentando. Estos tips sirven para todo tipo de huertos.

1. Escoge el lugar

Lo primero es escoger el espacio donde plantar. Lo ideal es un espacio al aire libre, puede ser un pequeño balcón o una terraza, pero también se puede hacer un huerto bajo techo.

Lo más importante es que el lugar escogido reciba suficiente luz solar, al menos 6 horas al día. Si el espacio no recibe esta cantidad de luz todavía se puede sembrar pero hay plantas como los tomates, berenjenas y otros vegetales que pueden no crecer.

2. Escoge el tipo de siembra

Los huertos caseros se pueden empezar en pequeñas materas, recipientes o en bancales que ya son estructuras más grandes, estables e ideales para un jardín o una terraza amplia. Esto depende del espacio y del tiempo que una persona quiera dedicar a su huerto.

Las materas o recipientes siempre deben tener pequeños agujeros debajo para que el agua fluya. También es importante pensar en la profundidad de las raíces; es recomendable tener recipientes con un promedio de 15 centímetros de profundidad.

3. La tierra

La tierra es uno de los elementos más importantes del huerto. Esta se puede conseguir en un vivero o una tienda de plantas. Es importante asegurarse que la tierra tenga abono o compost, (si no viene ya listo, se puede comprar un poco de abono para mezclar con la tierra o hacerlo tu mismo).

Si la tierra es muy arenosa o muy compacta es probable que los productos no crezcan en las mejores condiciones.

4. Escoge las plantas

Para que la siembra sea exitosa, es necesario pensar muy bien qué se quiere sembrar. Para espacios pequeños es recomendable empezar con hierbas aromáticas como albahaca, cilantro, eneldo, hinojo, menta, perejil y estragón entre otros.

Para espacios más grandes y cultivadores más expertos se pueden sembrar lechugas, tomates, espinacas y leguminosas. Lo maravilloso de un huerto casero es que se puede experimentar con diferentes tipos de alimentos y sembrar una gran variedad.

5. Siembra!

La siembra se puede realizar desde la semilla o mediante plántulas, pequeñas plantas que tienen alrededor de 30 a 45 días y que se pueden traspasar fácilmente a un huerto. Esto depende de la paciencia del cultivador, pues no todos les gusta esperar más de 30 días para empezar a ver resultados.

6. Ten presente el agua

El agua es esencial para el crecimiento de la planta, pero no todas las plantas de un huerto casero necesitan la misma cantidad. Por esto es esencial investigar cuánta agua necesitan nuestras plantas y ser muy cuidadosos con el horario de riego.

7. Fertilizantes

Todas las plantas necesitan fertilizantes; estos contienen los nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo. Todas las plantas necesitan nitrógeno, fósforo y potasio, así que un abono que contenga estos es ideal para el huerto.

8. Monitoreo

Es muy importante analizar muy de cerca las plantas, especialmente si es un huerto al aire libre ya que pequeños insectos también van a querer disfrutar del huerto. Algunos como las mariquitas y las abejas reflejan un huerto saludable, pero otros como las orugas pueden causar grandes daños en las raíces y hojas de tus alimentos.

9. Disfruta!

Después de dos o tres meses ya se empezarán a ver resultados. Algunas plantas crecen más rápido que otras así que hay que ser paciente. Sembrar es un proceso de aprendizaje que varía mucho dependiendo de las condiciones del lugar así que hay que saber entender a las plantas y explorar con diferentes métodos hasta dar con el indicado.

Los huertos caseros con una excelente opción para retomar el control de nuestra alimentación. Sabemos qué estamos cultivando y bajo qué condiciones lo que puede llegar a ser más saludable. Además, aprendemos de la naturaleza, los ciclos de animales y plantes, y las relaciones entre ellos, algo que se ha ido perdiendo.

¿Ya tienes tu huerto o lo estas empezando? Escribe en los comentarios como te ha ido con tu experiencia!

2 comentarios:

  1. En este momento estoy preparando el espacio, tengo un espacio que protege el departamento en un quinto piso. le he colocado una especie de armadura de hierro en forma de pilares angostos y algunos hierros cruzados que llegan al techo me falta la puerta corrediza para entrar en ese espacio y allí hacer mi huerto, empezaré con las plantas aromáticas ese es mi proyecto.

    ResponderEliminar
  2. Esa es la actitud que hay que tener, Olga!
    Sólo fijate qué peso va a poder soportar el espacio, y que no le llueva el agua de riego al vecino de abajo...(me ha pasado que le arruiné una cortina nueva en el living a mi vecino...todavía me acuerdo el enojo y la discusión en la reunión de consorcistas!!) Ana María

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.